Comprar unas gafas sin garantía puede provocarnos problemas de visión. ¿Por qué?

Antes de nada, queremos explicar como se protege el ojo de los rayos de sol de forma natural. Cuando hay mucha luz, la pupila se contrae para regular la entrada de luz y que esta no sufra daños. Y cuando hay poca luz la pupila se dilata para captar el máximo de luz posible, por eso cuando es de noche la pupila es más grande que durante el día.

Bien, ahora os explicaremos lo que hacen las gafas de sol homologadas (las auténticas). Filtran la luz solar para que su incidencia no nos moleste. Pero además de filtrar la luz, las gafas de sol homologadas también filtran los rayos UV (radiación ultravioleta) para que esta radiación que no vemos no nos perjudique la visión.

A continuación os explicamos por qué las gafas de sol FALSAS DAÑAN LA VISIÓN. ¿Os acordáis de lo de la pupila? Pues estas gafas hacen que se nos dilaten como cuando es de noche, ya que los cristales son oscuros. El problema viene ahora: estas gafas no homologadas no tienen filtro UV, así que al tener la pupila abierta por la oscuridad, entra el 100% de los rayos UV.

No se bede confiar en el adhesivo que dice que si tienen filtro UV o que son polarizadas, si lo fueran su precio no podría, de ningún modo, ser tan reducido.

Definitivamente, es mejor no llevar nada a llevar gafas de sol FALSAS, no homologadas. Porque si no llevamos nada, el ojo regula naturalmente la dilatación de la pupila haciendo que entre poca luz y pocos rayos UV.

Así que ya sabéis, mejor tener solo unas gafas de sol de óptica que tener 20 gafas de sol baratas FALSAS. A la larga os harán daño a la vista.