Para el adecuado uso de las lentes de contacto

  • Consulte con su contactólogo antes de utilizar otro producto de mantenimiento.
  • No alterne o mezcle productos de mantenimiento de diferentes sistemas.
  • No use calor para la desinfección de las lentes.
  • No guarde las lentes en solución salina, ya que ésta no tiene capacidad de desinfección.
  • Nunca reutilice la solución del estuche de sus lentes.
  • Reemplace su estuche de lentes cada seis meses.
  • Si una lente de contacto blanda se expone al aire mientras esta fuera del ojo, puede llegar a secarse e incluso romperse.
  • Para evitar posibles roturas, verifique que el colocar la lente en el estuche quede centrada y en el fondo del mismo. Nunca llene completamente el estuche, de esta forma evitará posibles roturas al cerrar el estuche.
  • No utilice nunca pinzas, objetos afilados o las uñas para extraer las lentes del estuche.
  • Inserte sus lentes antes de maquillarse y extráigalas antes de des-maquillarse.
  • Evite utilizar sprays mientras use lentes de contacto.
  • Consulte con su contactólogo si puede utilizar lentes mientras realiza deporte (natación, etc.)
  • Asegúrese de haber recibido con claridad las instrucciones relativas a la inserción ya a la extracción de sus lentes de contacto.

No olvidar las revisiones de sus lentes de contacto

Resulta imprescindible realizar periódicamente revisiones programadas para obtener el máximo confort y seguridad en la utilización de sus lentes de contacto. Así podrá disfrutar siempre de la mejor calidad visual y mejor salud ocular. En beneficio de su salud ocular VISIORALIA le recomienda realizar:

1ª REVISIÓN: a la semana.
2ª REVISIÓN: a los 30 días.
3ª REVISIÓN: a los 3 meses.
4ª REVISIÓN: a los 6 meses.

Y revisiones periódicas cuanto menos cada 6 meses.

Extraiga inmediatamente la lente de contacto, si padece alguno de estos síntomas:

  • Sensación de cuerpo extraño en el ojo.
  • Lagrimeo excesivo
  • Secreciones inusuales del ojo
  • Ojos rojos
  • Sensibilidad a al a luz (fotofobia).
  • Escozor, quemazón, picor en el ojo.
  • Reducción de la visión.
  • Visión borrosa, reflejos o halos alrededor de los objetos.
  • Si la molestia o el problema desaparece, observe si la lente ha sufrido algún daño. Si la lente tiene suciedad, límpiela minuciosamente. Y si los síntomas anteriores persisten, contacte rápidamente con su contactólogo.

IMPORTANTE: En caso de no seguir estos consejos le comunicamos que pueden surgir complicaciones que lleguen a crea daños oculares.